Adolfo Pérez Esquivel sobre los derechos humanos

Comparte esto con:

El premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, hizo referencia a los derechos humanos en América Latina:

“Primero tenemos que hacer caminar la palabra, y hacer caminar la palabra significa muchas cosas, hacia dónde camina esa palabra, la palabra de los pueblos, de las luchas; y es hacia la libertad, ese es el derecho de la persona y el derecho de los pueblos. El derecho a la libertad es el primer paso hacia los derechos humanos”.

“Si hablamos de los derechos humanos no es para calmar el dolor del sufriente, es para transformar profundamente la sociedad, son los caminos de la liberación”.

“Por eso los derechos humanos son el camino de liberación de los pueblos, y es un valor indivisible de la democracia. Si se violan los derechos humanos la democracia se debilita y deja de ser democracia. Y estamos camino a eso, estamos perdiendo los derechos. Cuando se pierden los derechos del pueblo, se va perdiendo la democracia”.

Además hizo un recorrido por la situación de los países latinoamericanos con respecto a la pérdida de la democracia:

“México es un país maravilloso, pero es tan castigado con una violencia brutal, en todos los ámbitos. Han perdido la esperanza, la lucha. El caso de los 43 estudiantes de Chiapas y una paralización judicial total. Ya van para 3 años de paralización total. Pero podemos hablar de Chiapas, Ciudad Juárez, donde ahora ese señor Trump quiere construir un muro de kilómetros. Pensamos que luego de la caída del muro de Berlín no iba a haber más muros, pero en el mundo hay más de 33 muros y ahora este muro va a ser como la muralla China”.

“Creo que los pueblos debemos unirnos en la diversidad para cambiar esto porque no quiero un país esclavizado, quiero un país de hombres y mujeres libres y por eso debemos hacer caminar la palabra, caminar el pensamiento, no el pensamiento único, sino de la libertad, de la construcción de un nuevo amanecer. Hay que recrear la forma de reconstrucción colectiva, los sindicatos, los estudiantes, el poder judicial para que no sea absorbido por el gobierno de turno. Sino estamos perdidos.”

“Lograron la renuncia de la procuradora del pueblo Gils Carbó, después de presiones, amenazas a su hija. ¿Cuál es el camino que debemos seguir? Las centrales sindicales deben asumir esa responsabilidad y comenzar con la resistencia social, cultural y política. En todo esto la dominación cultural es tremenda, porque han metido la violencia, incluso en las escuelas, en las universidades, en el trabajo. Es un desafío enorme, ya que es un problema educativo, donde la docencia tiene que tomar responsabilidad y hacer todos los días un aporte para que el derecho de los ciudadanos se respete, porque si no estas democracias incipientes están en peligro”.

Comparte esto con:

Deja un comentario

Infraestructura