Ciudad Despierta: una propuesta para los sectores intelectuales, periodísticos, culturales, feministas y excluidos

Comparte esto con:

Si bien pareciera que el panorama actual pinta todo de negativo, siempre las crisis son una buena oportunidad para generar algo distinto, algo atractivo, algo que vuelva a enamorar en la militancia de ideas respecto a la sociedad que queremos. En estos últimos años se han posicionado de manera preponderante tres corrientes que han impulsado grandes transformaciones en este sentido, y que están en la cresta de la ola: el feminismo, las identidades sexuales y la juventud.
Leyendo este panorama es que un grupo de visionarios comenzaron a gestar lo que hoy se llama Ciudad Despierta, que tuvo su presentación tiempo atrás y ya va captando la atención de varios. La Ola Digital conversó con uno de sus integrantes, el Dr. Lucas Bruno.

¿Cómo surge este espacio y de dónde provienen los diversos integrantes que lo componen?

Ciudad Despierta es una nueva iniciativa política, un nuevo espacio político, que en realidad se constituye en el déficit de la política actual, de la negación de la representación. Porque entendemos que efectivamente hay nuevas formas de entender la política, hay nuevas formas de vivir y transitar la política, que muchas veces las formas tradicionales, viejas o antiguas no pueden dar cuenta de esa nueva forma. Entendemos que tenemos que generar nuevas herramientas que puedan dar cuenta de eso. Nosotros vemos que hay nuevos emergentes como el feminismo, como el movimiento de mujeres, como los estudiantes que salen a defender la universidad pública, que no se sienten identificados con los partidos políticos tradicionales o con las identidades ya constituidas. Entonces se hace necesario construir una nueva identidad que se base principalmente en un posicionamiento estético, que es un posicionamiento político, porque la estética y lo estético es político, y que a partir de ahí se cree una nueva articulación política. Entendemos que los poderosos, que los que tiene el poder, la dirigencia en su generalidad no puede representar, no está capacitada para representar a estos nuevos emergentes. Nosotros como jóvenes tenemos que asumir esa responsabilidad y justamente ser creativos, ingeniosos, divertirnos en lo que hacemos, que no sea un peso. Y encarar las nuevas formas de participación ciudadana y política desde otro lugar.

Ustedes en el texto fundacional dicen que son los putos, las travas, los periodistas despedidos, los jóvenes, las mujeres, l@s feministas, los estudiantes inorgánicos. ¿Cómo hacen o cómo piensan hacer para confluir todas esas ideas en un solo espacio, teniendo en cuenta que las luchas apuntan a cuestiones distintas? Si bien son parte una nueva sociedad que se viene, ¿cómo se hace para trabajar con tantos sectores diversos en un solo espacio?

Nos parece que el desafío es justamente ese. Parte del diagnóstico es que nosotros somos todos pibes y pibas que estamos transitando un nuevo tiempo político y que no nos sentimos representados, interpelados por las estructuras tradicionales o formas tradicionales de militancia. En eso se hace necesario que estos nuevos emergentes, estas nuevas formas de comprender la política con reivindicaciones a veces visibles y en muchos casos hasta excluyentes, puedan justamente exceder a su reivindicación particular y pensarnos en un nosotros, en un colectivo, en un nosotros enfrentados justamente al bloque del poder. Somos los oprimidos, los desclasados, los abyectos, los que nunca tenemos voz, y a partir de ese lugar que es potente porque es ese lugar el que genera el impacto en la política, pensarnos con una voz unificadora. Por eso insistimos tanto en este lema nuestro que es “tenemos la voz”. A partir de esa voz que va a constituir un nosotros, poder enfrentar justamente al poder, a los poderosos, a los dinosaurios. Esa es un poco la idea, y no discutir quizás tanto el feminismo, la problemática estudiantil, sino discutir por qué los poderosos, los dinosaurios, son los que oprimen todas nuestras demandas. Y en última instancia pensar ese nosotros como un todos, oprimidos por el mismo sistema.

Bien. ¿Ciudad Despierta abarca a todos estos sectores únicamente de la Ciudad de Córdoba?

En un principio, para arrancar, estamos pensando en la Ciudad de Córdoba, pero con todas las posibilidades de expandir la herramienta a las otras localidades del interior de la provincia, siempre cuidando lo local y pensando en las reivindicaciones que se van dando localmente. Acá los estudiantes universitarios y las feministas han logrado grados de movilizaciones importantes, por dar dos ejemplos.

Mencionabas que son un nuevo espacio político. ¿Esto va a tener alguna condescendencia en las próximas elecciones a Intendente?, ¿Van a presentar lista de concejales en la Ciudad de Córdoba?, ¿Cuál es la idea?

Eso lo vamos a ir viendo a medida que transcurra el crecimiento de la herramienta. Es una de las posibilidades, no lo descartamos, pero eso todavía no es una definición del espacio. En función de cómo vayamos avanzando vamos a ir viendo si podemos presentar un proyecto serio para disputar la ciudad o avanzaremos en otros aspectos. Pero sí, es una posibilidad que no está descartada.

Comparte esto con:

1 comentario en “Ciudad Despierta: una propuesta para los sectores intelectuales, periodísticos, culturales, feministas y excluidos

  1. Felicitaciones chicos, gracias por hacer, gracias por comenzar a gestar la nueva politica, la nueva manera de pensar en una sociedad mucho mas abarcativa, intentando que cada ves mas halla menos excluidos. Gracias por pensar en el otro, en el mas desvalido y por empezar a pensar en la manera que existan recursos para ellos y el resto de la sociedad. Generando mayores oportunidades.

Deja un comentario