El neoliberalismo en América Latina: siempre se repite la misma historia

Comparte esto con:

A lo largo de la historia de Latinoamérica, los gobiernos neoliberales fueron los que llevaron a las diferentes naciones a la ruina económica, social y política. Estos regímenes democráticos se basan en la acumulación de riquezas en manos de unos pocos, congelamiento de jubilaciones, retrocesos en las condiciones laborales establecidas, ajustes, tarifazos, que llevan a la disminución en la calidad de vida de sus habitantes, al punto de no poder cubrir sus necesidades más básicas.

El neoliberalismo es una forma de gobierno que está ligada íntimamente a una gran potencia mundial como es Estados Unidos. Estos vínculos tan cercanos se dan por las relaciones protocolares, comerciales y económicas establecidas con esa nación y por las ataduras del Fondo Monetario Internacional (FMI), que otorga beneficios crediticios a cambio de modificar las estructuras sociales y políticas de las naciones que, en apuros, recurren a ellos.

En las últimas décadas los gobiernos populistas y progresistas fueron ganando la escena política de América Latina, logrando avances sorprendentes en materia de política social, educación, jubilaciones, salud, además del pago de las deudas externas, para así no depender de potencias extranjeras ni de “fondos buitres”, para así contar con independencia financiera y política.

Los países más destacados en este proceso pos neoliberalismo son Brasil, Venezuela, Argentina y Bolivia, pero en los dos últimos años las potencias mundiales, asociados a los sectores oligárquicos de cada país, se encargaron de socavar estos procesos de crecimiento. En el caso de Brasil a través de denuncias de corrupción y cárcel a sus líderes políticos. En Venezuela la crisis social alcanzó características impensadas. Y en nuestro país lo hicieron por el desprestigio social utilizando a los medios de comunicación como cortinas mediáticas.

Repasando un poco la historia del neoliberalismo en América Latina, veremos que este sistema político comenzó en la década de los 70, principalmente con los gobiernos militares, pero luego esto se intensificó cuando los Estados no fueron capaces de cubrir las deudas públicas y recurrieron al FMI, teniendo que dejar de lado el modelo de sustitución de importaciones que fomentaba la industria nacional de cada país. Además se obligó a re direccionar la producción hacia el extranjero para así adquirir las divisas que no se otorgaban por los bancos internacionales.

En este marco el FMI “ayudó” a los gobiernos latinoamericanos a poder afrontar sus obligaciones financieras y crearon un plan de estabilización: Plan Brady. ¿En qué consistió? En reconvertir la deuda a bonos que luego se vendieron en el mercado a, los hoy llamados “fondos buitres”, que luego cobran la deuda  con abultados intereses.

En nuestro país, con el menemismo a la cabeza, las políticas de estado estaban guionadas por Washington. La crisis financiera que dejo el 1 a 1 fue imposible de remontar por De la Rúa, que debió dejar la presidencia en medio de una crisis social que hizo temblar al país. Luego de un desfile de presidentes que no supieron que hacer con los problemas, llega al poder Néstor Kirchner.

Hoy, parece que la historia se repite 12 años después, donde asume un gobierno neoliberal que hace las mismas cosas que los anteriores, como si tuvieran el manual del neoliberalismo con instrucciones básicas de lo que deben hacer; si hasta volvió a aparecer Cavallo, el ministro de Economía que en dos ocasiones llevó al país a las ruinas. El pedido de auxilio al FMI no se hizo esperar y hoy llega con bombos y platillos a “reorganizar” el país. ¿Qué condiciones pusieron? Congelamiento de jubilaciones, modificación en las leyes laborales así se trabaja más para producir más, ya que para el Fondo somos un país improductivo. Pero eso no es todo, además quieren reducción de empleados públicos y disminución de sueldos.

Siempre se repite la misma historia así es que ya sabemos cómo continua, no hay nada nuevo bajo el sol…

Comparte esto con:

Deja un comentario