Empastillando la educación, envenenando la conciencia

Comparte esto con:

En declaraciones a Cadena 3 el señor Claudio Izaguirre, titular de la Triple A (Asociación Argentina Antidrogas) dijo que según un estudio realizado por ellos mismos, el 12% de lxs docentes consumen drogas (menciona cocaína y marihuana) y alcohol. Ante este dato propone controles anti doping para la docencia argentina, además de preguntarse qué tranquilidad pueden tener las familias al dejar a lxs niñxs en manos de consumidores, lxs cuales por su condición de consumidores no darán importancia a los consumos que puedan llegar a tener sus alumnxs.
Ante este planteo en un medio masivo de comunicación y su repercusión en redes sociales, sentimos la necesidad de responder como docentes. En primer lugar, señor Izaguirre no sabemos qué sustentó verídico tendrá la investigación para arrojar el dato del 12%; si nos permite agregar una observación colectiva y el conocimiento de nuestro entorno, le diríamos que se queda corto. Seguramente al considerar el alcohol, los porcentajes de docentes consumidorxs es mucho mayor. Es más, le diríamos que amplíe la mirada y recorra a lxs profesionales de la salud, en especial cirujanxs y anestesistas y verá el tipo y cantidad de consumos de alcohol y de drogas. Y aquí nos detenemos en la palabra droga: el ibuprofeno es una droga, el valium para poder dormir bien es otra droga. Lxs docentes consumimos drogas “legales” en grandes cantidades porque trabajamos bajo un estrés y una presión difícil de soportar, con un Estado que cada vez se preocupa menos por nuestro trabajo y con un reconocimiento social de nuestra labor, cada vez más pisoteado. Izaguirre, lxs docentes no somos marcianxs. Vivimos en este sociedad sobre explotada, violentada y vulnerable, y tenemos niveles de consumos similares a los del resto de la sociedad. Usted también cita a los controles anuales y aleatorios que se hacen en EE.UU. ¿Realmente es tan caradura de hablar de problemas de adicciones y poner como ejemplo a EE.UU.? No hay sociedad más adictiva, consumista y con falencias sociales en el uso de drogas que la sociedad estadounidense. No avalamos la teoría del “ojo de gran hermano”, esa que pedía cámaras en las aulas y pasillos, que impone huellas dactilares en las porterías escolares y que ahora pide controles anti doping. Las sociedades nunca evolucionan si es desde el miedo y la persecución. Desde allí sólo se perpetúa el control y la dominación de quienes más tienen por sobre quienes menos tienen.
Quizás sea ese su objetivo, ya que usted bien sabe, no es sobre educación ni sobre la calidad de vida de lxs docentes del país, sino sobre política. En su nota declara que estamos en febrero y se está discutiendo la paritaria docente y que este tema por usted propuesto debería ser incluido en la discusión. Señor de la Triple A, no nos tome de ilusxs. Usted aporta un dato imposible de comprobar y de desprestigio docente, en un mes clave, donde el sector docente será una vez un movimiento que intentará decirle a los gobernantes de turno que nuestros derechos a un trabajo y salario digno, y el de lxs alumnxs a una educación de calidad, no está para ser pisoteado ni avasallado por políticas educativas públicas que perjudiquen a las mayorías.
Lxs docentes no necesitamos controles anti doping. Necesitamos salarios que nos permitan vivir mejor. Necesitamos respeto y valor social. Necesitamos más personal, más recursos didácticos y tecnológicos en las aulas. Nuestros alumnxs no necesitan docentes con certificado de asepsia impoluta, certificado que dicho sea de paso no conseguiría nadie en esta sociedad, ni lxs legisladores, gobernadores, medicxs, futbolistas, periodistas, ni los miembros de la Triple A que usted maneja. Lxs niñxs y jóvenes del país necesitan más y mejores escuelas, edificios amplios, cómodos, modernos. Necesitan más y mejores programas educativos y opciones extra escolares. Necesitan aprender a pensar con pensamiento crítico para cuestionar las encuestas de dudosos 12% que circulan por los medios. Así nadie les impone una verdad, sino que van construyendo la propia realidad.

 

Opinión de “Calamuchita x la Educación”

 

Comparte esto con:

Deja un comentario