En busca de la verdad perdida (Entrevista parte 1)

|

Historias de Vida es un espacio que nos acerca a todas aquellas voces anónimas que a lo largo del tiempo van formando nuestra historia, nuestra cultura, lo que somos. Este segmento hoy nos lleva a una parte de nosotros que muchas veces preferimos olvidar, un momento en el transcurrir del camino de nuestro país que nos duele, nos lastima y aún sigue latente.

Las sucesivas dictaduras militares en Latinoamérica dejaron huellas profundas que todavía no se pueden borrar. En Argentina, en el año 1972, los últimos años de gobierno del general Juan Domingo Perón, dieron paso a la persuasión, hostigamiento y represión de civiles que terminaron en el golpe cívico-militar de 1976, y que duró hasta 1983.

Durante esos años la desaparición de personas fue moneda corriente y muchos miembros de nuestra sociedad todavía siguen buscando a sus familiares, como el caso de Analía Izaguirre , que generosamente nos contó su historia de vida, sin tapujos, sin vergüenzas, sin rencores pero gritando al mundo que aún sigue buscando.

Cuando Analía nació su papá ya estaba preso. Lo estaba desde 1973 por robo. Su infancia se desarrolló entre barrotes y visitas a lugares siempre distintos. Ella nació en pleno Mundial del ´78, su mamá enfermera y además 5 hermanos, dos solo por parte de madre y tres por parte de ambos progenitores; o al menos así lo creía ella.

“Yo tenía 5 o 6 años cuando visitábamos a mi papá en distintos lugares, La Rivera, La Perla Chica y el tercer lugar no sé cuál es, pero a mí me llamaba la atención lo que veía. No había otros presos. Yo recuerdo que caminábamos por el campo, que encontrábamos pilas de ropa. Mi hermano me dijo de grande que esa ropa tenía sangre. Yo no la recuerdo, pero sí que la quemaban, que había carteras colgadas de los árboles, había pilas de zapatos”, recuerda la joven.

Con el correr de los años la vida de Analía se fue desarrollando con normalidad, pero siempre algo le decía que tenía que buscar su identidad: “Hace diez años que comencé con mi búsqueda de identidad porque siempre tuve mis dudas por cuestiones familiares en donde me decían que me había traído la cigüeña, que sos parecida al verdulero, cuestiones de preferencia por parte de mi papá pero de destrato por parte de mi mamá”, y agregaba “ella nunca contaba sobre la situación de mi parto. Ella decía que habíamos nacido en la maternidad pero cuando pedí mi partida de nacimiento para hacer un trámite me doy con que había nacido en una clínica. Eso fue un disparador para comenzar a buscar mi identidad. Allí me di cuenta que esa clínica no existe, que era una clínica clandestina ya que no figura en ningún lado pero estamos anotadas mis hermanas y yo”.

A partir de allí las señales que habían quedado en el camino hacían que Analía siga buscando más intensamente convencida de que su búsqueda de identidad no era infundada: “Mi partida de bautismo no estaba donde supuestamente me habían bautizado, que era en la iglesia del UP1 (Unidad Penitenciaria de San Martín), donde estaba preso mi papá, sino que estaba en La Calera. Además, de grande me entero que había tenido una nodriza. Es decir que mi mamá no me había amamantado”. Estas son algunas de las señalas que la fueron llevando a buscar su identidad.

Ante la insistencia de la joven por buscar quién era, su mamá le dijo que ella era hija de otro hombre, que su padre no era ese hombre que estuvo preso hasta 1983: “Cuando mi mamá fallece, me hago el ADN con una de mis hermanas de hermandad completa y me da 0%. Quiere decir que sus progenitores no eran los mismos que los míos, los dos padres de ella no son los dos padres míos, entonces me hago el de media hermandad y me da el 90% de probabilidades de que uno de mis padres sea el de ella. Pero yo no sabía cuál de los dos y seguía rondando la idea de que era hija de otro hombre”.

“Pasa el tiempo y entro a desarrollar mi tesis en el campo de La Rivera. Allí se me revuelve todo ya que recuerdo todo, el piso, las ventanas, me faltaba el aire, era algo que no podía poner en palabras. Comencé a entrevistarme con gente, a buscar información, a hablar con ex presos políticos y me di cuenta que durante la dictadura militar hay muchos grises, no todo era blanco o negro. Con eso abrí mi mente y a barajar nuevas posibilidades”, así comenzó su búsqueda que lleva adelante hasta el día de hoy.

Te dejamos algunos fragmentos de la entrevista de Analía en dos audios:

https://soundcloud.com/user-557017397/entrevista-analia-1

https://soundcloud.com/user-557017397/entrevista-analia-1

1 comentario en “En busca de la verdad perdida (Entrevista parte 1)”

Deja un comentario

incendios forestales
A %d blogueros les gusta esto: