Mariano Oberlin y su obra. Segunda parte

|

En esta segunda parte de la entrevista que le realizamos a Mariano Oberlin vamos a conocer una faceta más profunda de su vida y de su obra. Recordemos que este sacerdote se desempeña en barrio Müller llevando adelante una gran obra de contención a jóvenes con problemas de adicciones.

Su relación con el narcotráfico

El narcotráfico es una realidad en la que el barrio está inmersa y en muchas situaciones se considera a Oberlin como un referente en la lucha contra el narcotráfico: “Yo no me siento un referente, ya que el eje de nuestro trabajo está en la inclusión, el tema del narcotráfico le corresponde a la justicia. La lucha contra el narcotráfico no es un tema que me corresponda combatir a mí sino más bien ayudar a los chicos que no caigan en el consumo”.

En el año 2016 el padre Mariano protagonizó un hecho policial cuando uno de los jóvenes que lo asaltó terminó abatido por su custodio, ocasionándole la muerte. Mucho se habló en ese momento del “gatillo fácil” y de la responsabilidad de Oberlin en el asunto, lo cierto es que al hablar del hecho su voz se quiebra y sus ojos se llenan de lágrimas.

“Eso me destruyó a mí, me fui de la parroquia porque sentía que nada tenía sentido, yo no lo conocía al chico pero si a Martin, el policía que tenia de custodio, él y su familia trabajaban palmo a palmo con nosotros en el barrio y para la contención de los chicos. Aquel día no solo la vida de la familia del chico muerto cambió sino también la del policía y la mía”.

“En ese momento estaba muy nervioso. Los chicos me asaltaron y me dijeron corré, cuando estaba corriendo escucho el disparo y no sabía quién había disparado y lo veo a Martín que viene corriendo con el arma en la mano y me di cuenta que era el quien había disparado. Las pericias dan que la distancia era de 70, 80 metros y es casi imposible de atinarle. Podrán decir que fue imprudencia, podría haber disparado al piso o no disparar pero en ese momento es difícil decidir. Yo lloraba y le preguntaba porque disparaste”.

Su testimonio era desgarrador: “Si alguien que me odia me hubiera querido destruir la vida no encontró una mejor forma, este tema me genera mucho dolor, no me es fácil hablarlo, a mí me destrozó la vida, por el chico ya que es por ellos que estamos trabajando, por haber estado allí y porque le destruyó la vida a Martín, el policía que es mi amigo. Si yo pudiera cambiaría mi vida por la del chico”.

Estado-Iglesia

Para el sacerdote la separación de la Iglesia del Estado sería algo positivo ya que les daría a ellos las libertades de hablar y denunciar sin temores: “Cuanto menos compromiso con el estado tengamos mejor”. Además asegura que los sectores más combativos de la sociedad son funcionales al capitalismo y a la derecha.

“Se están usando a los sectores más combativos de la sociedad para acallar a la iglesia, ya que el único que está hablando contra el capitalismo salvaje es el Papa Francisco, entonces quienes están verdaderamente moviendo esto no es la izquierda, aunque se prenden y son funcionales a la derecha y al capitalismo”.

Y concluye: “Esta bueno separar pero no acallar nuestra voz. Me gustaría un concierto de voces en donde todos podamos hablar y nos escuchemos todos”.

Deja un comentario

incendios forestales
A %d blogueros les gusta esto: