Movilización y reclamo

|

El día comenzaba tranquilo, una leve llovizna caía sobre la ciudad, grandes ráfagas de viento calaban profundo en un conflicto de larga data. Todo hacía suponer que la jornada iba a dar que hablar. Las calles de la ciudad estaban desiertas, algunos transeúntes caminaban apacibles.
Calle Vélez Sarsfield y San Luis, grupos de distintos gremios de trabajadores y agrupaciones de izquierda copaban la escena. Docentes, médicos, recolectores de residuos, peones de taxis, La Cámpora, Partido Obrero, Frente de Izquierda, centro vecinales, estudiantes, fueron algunos de los que acompañaron el reclamo de los trabajadores del volante.
Bombos, trompetas y pancartas se hacían sentir en una jornada decisiva para el conflicto. Algunas agrupaciones emprendieron la marcha hacia la municipalidad de Córdoba, otros se quedaron frente a la sede de la UTA. Un número reducido de efectivos policiales custodiaban a los manifestantes. Guardia de infantería apostada en un rincón de la escena.
En las inmediaciones del Palacio 6 de Julio las calles estaban vacías, luego de algunos minutos los manifestantes llegaron con cánticos e insultos al intendente, Ramón Mestre, pero siguieron su camino y regresaron a la calle Vélez Sarsfield, en donde se agruparon con el resto de los trabajadores.
Los discursos no se hicieron esperar, los representantes de cada agrupación hablaron para la concurrencia dando su apoyo a los choferes: “Apoyaremos a nuestros compañeros colectiveros hasta el final” fueron las palabras del representante de Surrbac.

“Las compañeras, que valientemente salen a trabajar a diario, se merecen el reconocimiento y un sueldo digno”, dijo la representante de las trabajadoras de Trolebuses. Médicos del Hospital Misericordia pidieron que no se compare el sueldo de un médico con el de un chofer de colectivo, ya que el reconocimiento de los derechos de un trabajador es motivo de alegría y orgullo para todos.

 Por último, las palabras de Malvina Tosco, hija del dirigente sindical Agustín Tosco, dio un discurso a la concurrencia que la escuchó con mucho respeto. Criticó a un medio radial que los había comparado despectivamente con Agustín Tosco: “No son Tosco, pero no son tontos, son trabajadores”, dijo.
La mañana llegaba a su fin y nada de lo que se vaticinó la noche anterior fue verdad. Los trabajadores se desenvolvieron con total tranquilidad y respeto por la seguridad social. Durante horas de la tarde, los representantes de los trabajadores agremiados en UTA se reunieron con diferentes autoridades para destrabar el conflicto.

Deja un comentario

incendios forestales
A %d blogueros les gusta esto: