Pasamos de comprar autos en cuotas a pagar las tarifas en tres pagos y con interés

Comparte esto con:

En dos años y medio de gobierno, Mauricio Macri aumentó irrisoriamente los precios de la luz, el agua y el gas. Sobre esto hay varias visiones, pero aunque opine lo que opine, usted debe pagar las boletas si quiere seguir recibiendo los servicios en cuestión.

Están los que dicen que se está pagando la “fiesta de la década ganada”, haciendo referencia al gobierno kirchnerista. En ese lapso de tiempo, los costos eran mucho menores, y aunque había aumentos, los mismos eran amortiguados por los subsidios estatales. Hay que recordar también que quien no quisiera el subsidio nacional porque consideraba su situación económica podía solventar las boletas de sus servicios sin ayuda, podía renunciar a los mismos para dejar de pertenecer al grupo de “los planeros”, como se los trataba despectivamente a quienes tenían estos subsidios. Según datos oficiales, prácticamente nadie renunciaba a los mismos, por lo que dentro del grupo de “los planeros” está casi la totalidad del país y posiblemente usted.

En la vereda de enfrente están los que consideran el gobierno actual es un grupo de empresarios manejando la economía de la Argentina justamente como eso: una empresa. En tal caso, a la empresa no le interesan demasiado las cuestiones particulares de sus trabajadores, sino que maneja el progreso o no de la misma en base a los números. Con esta visión, no importa si queda gente por fuera, mientras las cifras cierren a los intereses de los empresarios.

Algunos se atreven a justificar el aumento en base a que se estarían igualando las diferencias de los costos que abonan en Capital Federal con los que se pagan en el resto del país. Mentira…los incrementos han sido generalizados y al mismo tiempo que aumentaban en la Capital, aplicaban los tarifazos en el interior.

Otros dicen que antes se pagaba muy poco y que el Estado no debe seguir subsidiando los servicios. La pregunta sería si usted entonces prefiere un gobierno que proteja sus intereses y le permita invertir lo que ahorraba en las tarifas de sus servicios en otra cosa, u opta por un gobierno que le aplica costos tan altos a sus servicios que ahora tendrá que abonarlos en cuotas.

Señor y señora usuario de gas, luz y agua, estos servicios son parte de los derechos humanos que le corresponden por ser un ciudadano de nuestro país. Y por supuesto debe abonar por los mismos…pero llegar al punto de tener que pagarlos en cuotas porque no los puede afrontar en un solo pago, me parece demasiado. Imagínese usted que si no está llegando a abonar el pago completo, cuánto va a tardar en acumulársele cuotas que se volverán impagables, y más si se aplican intereses que las sigan encareciendo.

Los ruidazos y las marchas de las velas en todo el país han marcado un rumbo, e intentan ponerle un freno a lo que la mayoría considera un abuso por parte de las empresas que brindan los servicios. Habrá que seguir ganando las calles si de verdad el pueblo quiere ser escuchado frente a los que no quieren oír.

Comparte esto con:

Deja un comentario