El Patrón no los puede atender en este momento

Comparte esto con:

Mañana de enero, acompañado de un exquisito desayuno de té inglés y unas tostadas untadas en mermelada de exportación, el patrón les manda a decir a un sector de sus empleadxs, más bien casi súbditos que está muy ocupado y no podrá atenderlxs. Lxs empleadxs quedan atónitos, las reglas del juego dicen que hay determinados problemas que se deben solucionar hablando si o si con el Patrón. Pero él los derivó a secretarios de poco rango, los cuales se sabe que no solucionarán estos problemas y dejarán a lxs empleadxs a la deriva. Esa mañana el sol de enero se esconde un poco entre algunas nubes, el Patrón revisa su tablet último modelo y desde el ventanal de su inmensa habitación corrige el verde césped con su mirada celeste. De atrás se escucha el descorchar de un espumante y el sonreír de una amante 30 años más joven. El Patrón dueño de sus impulsos maquilla su nariz y se entrega al frenesí de saberse dueño, de todo, desde siempre. En un lejano portón trasero, una empleada del grupo desatendido revisa una vez más su viejo celular: el marido le confirma que le quitaron la pensión y su hija le cuenta que en el call center donde trabaja precarizada “no le renovaron el contrato”. La mujer y sus ojos marrones dan pinceladas de futuros angustiosos en el piso del colectivo, mientras mastica lágrimas de tristeza conocidas en su memoria.
Podría ser la escena de una película pero es la realidad. Lxs docentes argentinxs amanecimos este miércoles 17 de enero de 2018 con la noticia de que el gobierno nacional de Cambiemos decidió por decreto, obviando lo establecido por la ley 26.075 y el decreto 457 del año 2007, derogar la paritaria nacional docente.

¿Qué es la paritaria nacional docente?
Es un derecho conquistado por el conjunto de lxs docentes argentinxs, que establece que el estado nacional deberá sentarse todos los años con los sindicatos docentes a establecer una paritaria nacional que funcionará como piso mínimo en la recomposición salarial de lxs docentes. Luego se establecía que cada jurisdicción, es decir cada provincia, aumentara ese piso salarial, según lo acordado con los sindicatos provinciales.

¿Se venía aplicando?
Sí, en los casos donde algún/a gobernador/a acusara que no podía garantizar dicho aumento, el estado nacional recomponía esa diferencia.

¿Qué consecuencias puede traer la derogación de estas paritarias?
Al dejar la discusión libradas en cada jurisdicción, se irán acrecentando las desigualdades en el sector docente, ya que las provincias con menores recursos pagarán salarios cada vez más bajos, a comparación de las provincias con mayores recursos. Esto en un marco de inflación, que el propio gobierno reconoce no poder controlar, ya que hace aprobar (con ayuda de los parlamentarios del pejota) un presupuesto para el 2018 con la inflación del 10% y a los pocos días debe salir a reconocer que será mayor. Los tarifazos y el aumento de los combustibles, solo generan que el salario docente esté cada vez más desvalorizado.

¿Cómo se beneficia el gobierno nacional?
En principio no se puede obviar el contexto político en el cual se toma esta medida. El 2017 cerró con un alto nivel de conflictividad, el gobierno logró aprobar algunas de sus leyes neoliberales más regresivas, pero le quedó pendiente para el 2018 su carta más fuerte: la reforma laboral. La presión en la calle del pueblo, sindicatos, organizaciones sociales y partidos políticos para intentar frenar la reforma previsional, logró que el gobierno se quedara sin el margen de maniobra política y sin el apoyo explícito y cómplice de la cúpula de la CGT y de amplios sectores del peronismo, para aprobar en sesiones extraordinarias en febrero de 2018 la reforma laboral. En este marco de “pequeña derrota” del gobierno de Macri, pusieron en funcionamiento sus resortes judiciales para acelerar causas de corrupción, que comprometen a burócratas sindicales y dirigentes aferrados a sus cargos desde hace décadas. Estos señores cuentan con un patrimonio y una vida lujosa que nada tiene que ver con la realidad de la enorme mayoría de lxs trabajadorxs que ellos dicen representar. Sus detenciones son difundidas con lujos de detalles por los grandes medios de comunicación. Así el gobierno y su aparato mediático, se aprovecha del manejo corrupto y a espaldas del pueblo trabajador, que han tenido estos dirigentes sindicales, para desprestigiar a toda asociación gremial y a toda actividad sindical. Así María Eugenia Vidal, lanza una campaña de desafiliación sindical para lxs docentes de la provincia de Buenos Aires, a sabiendas de que el sector docente bonaerense es uno de los más combativos, con varias regionales en manos del sindicalismo clasista o de izquierda.

¿El Estado Nacional no tiene plata para seguir sosteniendo el modelo de paritarias docentes que estaba en vigencia desde 2007?
Si tiene. El problema es que el objetivo político del gobierno no es mejorar la calidad de la educación pública, sino fragmentarla y dejarla obsoleta, así aparecen como soluciones los distintos formatos de educación privada y el mundo de las fundaciones, ongs y empresas como propulsoras y constructoras de la educación que deberán recibir nuestrxs jóvenes. Generando una educación funcional y al servicio del mercado, es decir al servicio de los poderosos. Y no una educación crítica, social y con objetivos igualitarios y transformadores, que vayan en una sintonía diferente a los valores del mercado. Y si aun así el gobierno insiste en no tener los recursos, le proponemos que vuelva a gravar impositivamente a las mineras y a la soja, para recaudar allí, los recursos necesarios para mejorar la educación de la población. Sería bueno pensar si para el país es más importante la renovación de la Hilux del sojero o un salario docente digno de una maestra en una villa.

¿Se puede frenar esto?
Este tipo de respuestas solo se encuentran en el accionar de la realidad. En los hechos y no en las palabras, sabremos si hemos podido estar a la altura de las exigencias. Quizás un posible camino sea decir y hacer desde otros ideales a los que el poder quiere imponer: no encerrarse en la burbuja individual o el desánimo general, juntarse con otrxs, estar entre docentes, alumnxs, familias, dialogando y construyendo pedagógicamente una posición que defienda no solo los derechos salariales o laborales de lxs docentes, sino el valor social de la escuela dentro de un torbellino de meritocracia e individualismo que apuesta a fragmentarnos. Quizás ese camino se deba dar también en la revalorización de la acción gremial y sindical, con más participación y compromiso de las bases, con más presencia de delegadxs y dirigentes que no atornillen a una silla alejadxs de la realidad escolar y que no usufructúen ese espacio para su conveniencia personal. El comienzo del ciclo lectivo 2018 está asomando, el gobierno ya dio el primer paso demostrando que no le interesa mejorar las condiciones en las que se educan nuestrxs niñxs y jóvenes. Ahora nos toca mover a nosotrxs.

 

Matias Gianfelice, Maestro de escuela primaria y profesor de secundaria del Valle de Calamuchita 

Comparte esto con:

Deja un comentario