Se detectó un caso de rabia en Río de Los Sauces

|

El mismo fue confirmado por la oficina departamental de SENASA. Es el primer caso en Calamuchita que se da en mucho tiempo. Ya se tomaron las medidas preventivas para evitar posibles rebrotes.

En comunicación con radio La Señal 97.7 FM, el médico veterinario Pablo Meneguzzi, explicó el hecho se dio en Río de Los Sauces, al sur de Calamuchita, en plena zona rural. Se trata de un «caso positivo de rabia paresiante en un bovino de un campo. Este tipo de rabia es transmitida específicamente por un tipo de murciélago hematófago, vulgarmente llamado vampiro, que se alimenta del animal de sangre caliente», informó el responsable departamental de SENASA.

A raíz del hecho, se tomaron varias medidas, como la revacunación de animales de la zona, en un radio de 10 kilómetros aproximadamente. Y además, una charla informativa con amplia concurrencia dada el viernes pasado en la localidad serrana.

Destacó no es una situación frecuente. La última vez que se habían detectado casos cercanos, fue en el mes de marzo en Potrero de Garay.

 

¿Qué es la rabia paresiante?

Según la SENASA, «es una enfermedad epidémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a los bovinos, a los equinos, con menor frecuencia a otras especies domésticas, al hombre y a algunos animales silvestres. La rabia paresiante es una enfermedad de denuncia obligatoria, tanto para los productores como para los veterinarios».

Recomendaciones ante un caso de estas características

Además de la denuncia que es obligatoria, desde el organismo promueven la seguidilla de los siguientes pasos:

• Indicar a los productores, ubicados dentro del área endémica, la obligatoriedad  de vacunar todo el ganado de sus establecimientos durante el transcurso de un brote de rabia en su área o en la vecindad, (en cada caso, la extensión del área de vacunación obligatoria será determinada por el Senasa). La vacunación puede ser realizada por el productor y debe efectuarse con vacunas aprobadas por el Senasa, revacunando los primo-vacunados entre los 30 y 60 días posteriores a la primera dosis. La totalidad del ganado se debería revacunar al año.
• Registrar la vacunación ante el Senasa.
• Denunciar la presencia de animales con sintomatología nerviosa.
• Solo los veterinarios extraen y envían material para diagnóstico, sin delegar a terceros la toma de muestras.
• Enterrar o incinerar los cadáveres.
• Avisar, ante el Senasa, posibles refugios. De ser confirmado el refugio de vampiros, se georreferenciará y se comunicará al Programa de Rabia.

 

Deja un comentario

incendios forestales
A %d blogueros les gusta esto: