Se siguen moviendo las fichas en el tablero de ajedrez

|

OPINIÓN– La jugada de Cristina Fernández sacudió el plano político. Ante un Cambiemos cada vez más dividido en su interior, y con menos apoyo del pueblo argentino, Alternativa Federal, liderada por Massa y Schiaretti, cobra fuerza. Lavagna, desde Consenso 19 analiza qué hacer. Scioli fue tentado por el peronismo no nacional y popular. Desde el Frente Patriótico aguardan se sume a sus filas.

La seguidilla de movimientos que se dieron en el contexto político nacional después del anuncio de Cristina que postula a Alberto Fernández como candidato a presidente, con ella como vice, ha sido cada vez más vertiginosa. Sorprendiendo a propios y ajenos, la realidad es que la decisión fue mejor tomada inclusive de lo que se esperaba, mostrando a una líder de la talla de la ex presidenta en un marco de crecimiento, madurez e incluso despojándola de esa imagen construida por los medios de soberbia y ambiciosa. Ese mensaje no fue sólo para los opositores, sino para todo el arco político del peronismo, diciendo entre líneas muchachos y muchachas, hay que dejar de lado los intereses personales en pos de dar una respuesta amplia a las necesidades que atraviesa el pueblo argentino.

Cambiemos, aún sin mover fichas, espera la decisión de la Convención de la Unión Cívica Radical, pronta a realizarse, para conocer si continúa o no siendo parte de la alianza. Dentro de las figuras más cercanas a Mauricio Macri, los escándalos no dejan de sucederse. Una Lilita Carrió que despotrica contra amigos y enemigos, y una Patricia Bullrich (Ministra de Seguridad de la Nación) envuelta en el caso D´Alessio, han puesto en evidencia a una fuerza cada vez más golpeada.

Quién cobra relevancia, pero corre por el borde del abismo respecto a las figuras que decide sumar, es el bloque de Alternativa Federal. Allí Massa, Schiaretti, Urtubey y Pichetto, fundadores del espacio, han invitado a la líder del GEN, del Socialismo, incluso al mismísimo candidato presidencial del campo nacional y popular en 2015, Scioli, para que se pleguen a sus filas. A quien invitaron también pero recibió un sorprendente rechazo por parte de la sociedad es a Tinelli, que hace rato sueña con un cargo político. Pero claro, una cosa es ser un empresario exitoso, y otra cosa es ser funcionario público. Mauricio Macri es prueba de ello.

El Frente Patriótico, liderado por la fórmula Fernández-Fernández, hoy se reunió con el presidente del Consejo Nacional del PJ, José Luis Gioja; y los líderes de Nuevo Encuentro, del Frente Grande, del Partido de la Victoria, de Kolina, y del Movimiento Nacional Alfonsinista. Además, fueron invitados Proyecto Sur, Unidad Popular, Compromiso Federal, Partido Solidario, Forja, Partido Intransigente, Partido Comunista y Partido del Trabajo y el Pueblo, dentro de los que pueden nombrarse.

En este contexto, Scioli tiene una importante decisión que tomar. O sumarse a las filas del este frente que supo integrar y que incluso lo dejaron muy cerca de ser presidente de la nación, o ir con el otro peronismo, que no tiene candidato definido. Quien quiere serlo es por ejemplo Lavagna, aunque viene de Consenso 19 y debería plegarse a Alternativa Federal e ir a internas para conseguirlo.

Aún no se sabe nada. Tampoco se descarta la candidatura de María Eugenia Vidal a nivel nacional, lo que haría suponer cambiaría sustancialmente ese panorama y dejaría acéfala la continuidad en Buenos Aires, ya que Cambiemos carece de otra figura fuerte para la gobernación de la provincia con mayor electorado del país.

Deja un comentario

Contra la violencia
A %d blogueros les gusta esto: