Alberto Fernández en su primer viaje oficial

|

El presidente electo viajó esta semana a México y allí llevó adelante una apretada agenda en donde se entrevistó con Correa y López Obrador.

Alberto Fernández viajó a México como parte de su primera gira como presidente electo. El lunes se entrevistó con el jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en el Palacio Nacional. En ella se reforzaron los vínculos comerciales, ya que, con Brasil, la situación es complicada. Por la noche compartió una cena con empresarios locales, entre los que estuvieron el presidente de Telmex, Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo.

El martes luego de hacer un recorrido por diferentes lugares históricos de México, Fernández se reunió con Rafael Correa, ex mandatario ecuatoriano que viajó especialmente desde Bélgica, país en el que reside, para grabar un capítulo de su ciclo televisivo con el mandatario electo en nuestro país.

Fernández y Correa integran el Grupo de Puebla, foro de líderes progresistas de América Latina, que nació en contraposición al Grupo de Lima, donde confluyen gobernantes de orientación más liberal.

Discurso final

Por último, el presidente electo cerró su gira con un discurso muy emotivo en donde citó a Atahualpa Yupanqui y a Juan Gelman, fallecido poeta argentino exiliado en México.

Se refirió a la enorme desigualdad latinoamericana y la necesidad de unirse para combatirla. «El gran desafío que tenemos como América Latina es dejar este estigma que tenemos que nos convierte en el continente con mayor desigualdad», insistió.

Además, recordó la «década progresista» que protagonizó como jefe de Gabinete argentino, y que tuvo como máximos exponentes Rafael Correa en Ecuador, a Néstor y Cristina en Argentina, a Michelle Bachelet en Chile, a Evo Morales en Bolivia y a Lula en Brasil.

Y continuó: «Lo que pasó con Lula pasó en todo el continente. Pasó en Argentina, en Uruguay, pasó en Bolivia. ¿Qué es lo que no le perdonan a Evo? Que cambió la estructura económica de Bolivia y permitió que sea un país ejemplo en América Latina, que no deja de crecer, que tiene superávit fiscal y que da más igualdad de oportunidades a todos los bolivianos».

«Éramos una patria grande. Inexplicablemente terminamos divididos. Y en la división, alguien se aprovechó de nosotros. Seguimos teniendo la posibilidad de construir una América Latina más igualitaria, con independencia y autonomía, no hemos perdido la oportunidad. Eso es lo que nos quieren hacer creer. Estamos de pie, hemos vuelto, vamos a hacer lo que debemos», finalizó.

Deja un comentario

incendios forestales
A %d blogueros les gusta esto: